Acceder

NO TE PIERDAS HOY.....

sábado, 19 de junio de 2010

Todo el planeta, pendiente del Mundial de Fútbol

"Dale a un tonto una pelota y será completamente feliz".
(Anónimo)





Todas las frases del Filóloco juntitas, pero no revueltas, en: Frases lapidarias del Filóloco


domingo, 13 de junio de 2010

Los tontiparagüeros


Tras las copiosas lluvias caídas ayer sobre Madrid, me ha venido a la mente un personaje que harto abunda por estas tierras de la Villa y Corte.

Hablo del tontiparagüero.

Denomínase "tontiparagüero" a aquel espécimen humano que tiene una espasmódica aversión a los paraguas. Bueno, al hecho de llevar un paraguas cuando empiezan a asomar las nubes en lontananza.

Llevo años fijándome en que la mayoría de los madrileños (no la totalidad, puesto que yo no me incluyo entre éstos) tiene auténtico terror a llevar un paraguas cuando se prevé lluvia. Este sujeto hace todo lo posible para evitar estas pacíficas lanzas de nuestra época y prefiere mojarse antes de que le vean portando plegada una de esas negras setas sin que esté cayendo gota alguna.

No sé qué tendrán los paraguas, pero el madrileño se ve más guapo sin ellos.

Prefiere arriesgarse a quedar empapado como un calamar antes de que le vean portando un quitalluvias en posición de firmes.

Es lo que toda la vida se ha llamado un "tontín": y es que el madrileño, por lo general, es muy tontín. Anda pensando siempre en lo que los demás pensarán de él. El tontín, generalmente, cree que, a la mínima, los demás le mirarán como a un tonto por sacar a pasear un utensilio que quizás no vaya a utilizar... por lo cual prefiere calarse a marchar precavido.

El tontiparagüero es, además, algo inquisidor: si, por precaución, sacas tu paraguas de paseo, presto te mirarán de soslayo. Si una vez desplegado, porque llueve, se te ocurre pasar con él momentáneamente bajo un sitio cubierto sin volverlo a plegar rápidamente, te echarán una mirada que atravesará tu conciencia como un tormentoso rayo. La estupidez madrileña exige que, si andas en ese momento bajo una amplia cornisa, pliegues inmediatamente tan ominoso artilugio hasta que vuelvas a salir al descampado.

En los años en que viví en la ciudad de León (pero no se asusten: no soy Zapatero) observé que sus habitantes, con toda la precaución del mundo, cuando las nubes atisbaban sucias, tomaban el paraguas en ristre y salían con él con toda naturalidad por la ciudad. Podías ver tanto a gente mayor con su paraguas plegado como a personas de mediana edad como a punkies a los que no les importaba mezclar sus teñidas y coloridas crestas con serios y fúnebres paraguas. Los leoneses eran gente normal, sin complejos -como los londinenses- y como tantas otras personas de múltiples ciudades.

Pero el madrileño no: el tontiparagüero madrileño es el epítome de la tontuna, del acomplejamiento sin mesura del -en definitiva- "mira a los demás por si te miran".




jueves, 10 de junio de 2010

Paletomapa del tiempo (2)


Comentábamos recientemente la ridícula descripción del mapa del tiempo que realizan casi todas las cadenas de televisión españolas mediante la cual se intenta ningunear a la capital del Estado, retrasando al máximo la información meteorológica de la misma. Una muestra más de la endémica envidia española -sinónimo de su acomplejamiento congénito-, que no consiente que una ciudad sea la capital de las demás. Un detritus más de las periféricas mentes que están llevando a este país al desastre.

Proponía al final del susodicho artículo que la descripción se realizase en espiral, para así retrasar al máximo la información meteorológica matritense, lo cual provocaría un estridente orgasmo en las mentes de los separabobos que se han apoderado de nuestra nación...

...¡Pues me han hecho caso!

Pero no han seguido mi consejo ninguna de las felpúdicas emisoras socialistas que invadieron a golpe de dedazo nuestras cadenas televisivas hace tiempo... no vayan a pensar eso... no.

La descripción del tiempo en espiral, para dejar a Madrid en penúltima descripción informativa, ha venido de la mano de... ¡Intereconomía Business!

Sí señores, esa cadena que tanto se pavonea con el lema "Orgullosos de ser de Derechas" luce las mismas galas de los, tan criticados por ella, "maricomplejines", pero multiplicadas por diez.

Vamos, que los "intereconómicos" son también de los que desean que los madrileños pidamos perdón por el mero hecho de serlo.

Hace tiempo prometí no volver a escuchar más la COPE, cuando la cobarde y desagradecida Iglesia despidió a Federico Jiménez Losantos, el ingenioso locutor que la había encumbrado hacia cimas a las que nunca antes había llegado. La promesa la he cumplido y, al igual que yo, mucha otra gente.

En estos momentos, la COPE vuelve a sumirse en el pozo sin fondo de la pérdida de oyentes y le auguro una próxima desaparición o absorción por otra emisora.

Tras todo esto, lo que prometo ahora es no volver ni a ver ni a escuchar la cadena de emisoras de Intereconomía, a menos que corrijan su actitud y se disculpen por este escupiente insulto a todos los madrileños.

No me harán caso en lo bueno (aunque sí me lo hicieron en lo malo...), así que, de seguir por estos derroteros, les auguro un futuro tan prometedor como el del Gobierno que nos asola diariamente y al que ellos tanto critican sin mirarse al espejo.




V. también: Paletomapa del tiempo


martes, 8 de junio de 2010

Cierre de fronteras


Cuando el herrumbroso y frágil castillo de naipes que tan trabajosamante esta falsaria Constitución de 1978 ha ido construyendo se derrumbe y las cartas del latrocinio institucional queden puestas boca arriba, llegará un momento en que, para que la verdad se abra paso, las fronteras deberán cerrarse.

Treinta y ocho años de derroche administrativo inconmensurable, de prebendas sin fin, de salarios autoconcedidos sin límites, de vacíos cargos creados de la nada, de amigos y familiares colocados por la magia del dedo, de asesores de consejeros de presidentes de histéricas autonomías, de recalificaciones de suelo, de roldanes, de gürteles, de expropiadas rumasas, de incontables aeropuertos para aviones de papel, de legiones de oscuros y blindados coches oficiales, de chóferes serviles, de insondables despachos redecorados estallarán como un globo lleno pútrida agua ante nuestros rostros.

Y ese día, las fronteras deberán cerrarse.

Y ningún ladrón podrá salir.

Y todos deberán rendir cuentas.

Y el que sin nada vino, sin nada regresará.

Y al que todo quitó, todo se le quitará.

Y al que nada dio, nada se le dará.




lunes, 7 de junio de 2010

El sacamocos sin pañuelo

Hoy voy a hablar de un personaje que pulula cada vez con mayor asiduidad en esta España que nos ha tocado heredar: el sacamocos sin pañuelo.

¿Quién es este curioso y obsceno personaje?

En primer lugar, hemos de decir que es un "extranjero".

Pero la palabra "extranjero", hoy en día, es harto imprecisa en España:

- En esta tierra de lameculos, normalmente denominamos "extranjero" al extranjero rico, es decir, al turista: "extranjeros" son, pues, los vomitones ingleses y alemanes que animan el devenir playero con alegres cánticos melopeicos y gritos estentóreos, allá por donde plantan sus atilianos pies; "extranjeros" son también los discretos franceses y los gregarios estadounidenses que avanzan en grupo todosjuntosypegaditos por si los malvados españoles les robamos sus bien endolarizadas billeteras.

- Una segunda categoría son los "japoneses", a los que, aunque también sean extranjeros, turistas, gregarios y ricos, preferimos denominarlos por su gentilicio original, por aquello de que los españoles "no somos racistas", pero nos vemos muy guapos comparados con ellos (...ya saben aquello de que en el reino de los ciegos el tuerto se cree el rey...).

- A los extranjeros pobres, sin embargo, les llamamos simplemente "inmigrantes".

Pues bien, el "sacamocos sin pañuelo" entra dentro de esta última categoría de extranjeros: la de los inmigrantes.

Este sujeto normalmente es un señor joven (inferior a los 30 años), africano (nor-, sub- o centrosahariano) o de algún ignoto país del Este europeo, delgado (no sé por qué) y que gusta de sacarse las secreciones napiosas sin utilizar pañuelo alguno.

Usa para ello los dedos, que, a modo de pinza, sujetan grácilmente la nariz. De un resoplido, intenta expulsar con vehemencia el susodicho mucamen que, como una estalactita, suele permanecer colgado durante cierto tiempo del alero. Si de un solo bufido no pasa a convertirse en estalagmita, un segundo impulso eólico conseguirá tal fin.

Tras la operación, el sacamocos se queda muy tranquilo y, feliz, prosigue su pizpireta andanza por nuestras soleadas calles después de habernos dejado un inolvidable recuerdo.

El sacamocos es, además, un ser de nuestros tiempos, pues es ecologista: prefiere no usar pañuelo alguno, ya que dañan la naturaleza (hay que cortar muchos arbolitos para producir los malvados kleenex...).

Debemos ser solidarios además con los sacamocos, pues deben de ser tan pobres, tan pobres, que no tienen ni para llevarse nada a la nariz.

¡Ah, el sacamocos! ¡Qué tierna imagen para estos tiempos de penuria moral, económica y estética!

¡Qué exacta y explícita imagen de esta España zapateril en la que lo hortera, lo indecente o lo -literalmente- guarro se ha convertido en la norma que impulsa toda nuestra actividad cotidiana!

¿Y qué es lo que nos deparará el destino en próximas ediciones...?

¿Quizás el pedorretero sin pantalones...?




lunes, 17 de mayo de 2010

Paletomapa del tiempo



Si hay algo que me enerva desde que fue aprobada esta maldita Constitución del 78 es la hora del parte meteorológico en cualquier emisora de televisión.

Podemos observar, desde hace más de treinta años, que todas siguen el mismo patrón a la hora de describir el tiempo en las distintas regiones españolas:

Primero empiezan por arriba a la izquierda -es decir, por el Noroeste-, describiendo el siempre idéntico tiempo de lluvias cantábricas -sobre las que se detienen un largo rato-, regocijándose en el eternamente gris estado atmosférico de gallegos, astures cántabros y sobre todo, (sobre todo) vascos. El tiempo en esas norteñas y tristes tierras siempre es el mismo, pero la descripción de éste se lleva habitualmente más de la tercera parte del informe meteorológico.

En lugar de seguir hacia abajo, prefieren seguir en horizontal, a la derecha, hacia Aragón y especialmente (especialmente) Cataluña, donde otro tercio del tiempo queda consumido.

El último tercio queda para "el resto" de España (o "los restos", diría yo).

Ahora la descripción sí que sigue hacia abajo, en lugar de volver a la izquierda, como los carros de las máquinas de escribir: a continuación se describe el tiempo de Valencia.

Pero... ¡oh sorpresa!, en lugar de seguir hacia la izquierda describiendo el tiempo de Castilla-La Mancha, la descripción da ¡un salto acrobático! (ahora sí) a la izquierda y... ¡hacia arriba!, para hablarnos de Castilla y León...

"Ahora sí le tocara a Madrid" (pienso...).

Pues no.

A Madrid la incluyen dentro de un "totum revolutum" compuesto por Extremadura, Castilla-La Mancha y ella misma. Y, dentro de la descripción meteorológica de esa "tierra de nadie", el último lugar -por supuesto- es para Madrid: primero Extremadura, luego la tierraquesos y -por último- la innombrablecentralistajacobinopresora "Madrid".

Al final, un saltito rápido nos envía brevemente a las olvidadas Andalucía y Canarias, y el tiempo se acabó.

Que yo sepa, Madrid es la CAPITAL de España. "Capital" viene del latín "caput -itis" que significa 'cabeza': es decir, la parte "principal" del cuerpo que es España.

Habría dos lógicas descripciones del mapa meteorológico: una que comenzara por la cabeza del Estado y otra -más neutra y deseable- que empezara de izquierda a derecha (o de derecha a izquierda) en franjas estrictamente horizontales (o de arriba abajo o viceversa en franjas estrictamente verticales).

Pero no:

Vemos un continuum de saltos acrobáticos cuya única intención es dejar a Madrid en la posición más atrasada posible.

El sueño de estos acomplejados diseñadores de informativos sería que España estuviese más al sur.

...O que la capital fuera -por ejemplo- Sevilla o Las Palmas de Gran Canaria.

Yo les voy a dar una gran idea a estos paletonazis histéricos que buscan por todos los medios ningunear a Madrid, para que aún se queden más contentos...

Realicen una descripción en espiral:

Comiencen, primero, por los consabidos muchachorros del Norte y sigan, a continuación, por el resto de regiones periféricas hasta concluir en el centro de la misma en la innombrable Madrid, capital del "Estado español" (que no de España).

De esta forma, sus periféricamente disociadas mentes quedarán mucho más complacidas...




Socialismo pata negra


¡El auténtico socialismo pata negra! (calidad cinco estrellas):

  • Congelación de las pensiones.

  • Reducción del sueldo del funcionariado.

  • ¡Una crisis económica sin precedentes en la Historia de España!


Que no le timen... Éste es auténtico socialismo de máxima calidad.


Si le intentan ofrecer:


  • Actualización de pensiones.

  • Congelación del sueldo del funcionariado...


...¡Es puro fascismo!


Además, nosotros le ofrecemos la máxima garantía por la carta de calidad adquirida durante el Gobierno de nuestro prócer Felipe González en los siguientes campos:


  • Multiplicación de los contratos temporales.

  • Creación de las ETTs, tras lo cual, una enorme proporción de la masa laboral quedó vampirizada por las empresas intermediarias chupasueldos.

¡Máxima garantía!


Ofrecemos, además una amplia gama de chorizos autonómicos con dos denominaciones de origen:


  • "A Dedo".

  • "Por oposición".







martes, 4 de mayo de 2010

Extrema hipocresía...



Añade esta imagen a tu blog o sitio web.
Copia el siguiente código HTML (anchura: 164 px):



Como comentamos recientemente, este sábado pasado, el programa televisivo La Noria proponía la ilegalización de todos los partidos de "extrema" derecha en España, entendiendo por "extremos" todos los partidos que están a la derecha del Partido Popular.

Ante el descubrimiento de la verdadera cara TOTALITARIA de todos los "talantosos" tolerantes de izquierda, nosotros proponemos la ilegalización de todos los partidos de izquierda por las razones expuestas aquí.

El hugochavismo ya ha llegado a España, pero no se esperen que en este país el socialfascismo reciba tan tenue respuesta.




domingo, 2 de mayo de 2010

El deleznable espectáculo


Anoche pudimos observar en ese vomitivo programa de la emisora de televisión Tele "Circo" el deleznable espectáculo de un debate en el que se sugería la ilegalización de todos los partidos de extrema derecha de España. Por supuesto, en el susodicho programa mezclaban tanto a partidos de carácter evidentemente racista y violento con la multitud de partidos patrióticos y antiautonomistas en que tristemente está disgragada la derecha española.

Ni por asomo se les ocurrió plantear lo contrario: ¿deberían ilegalizarse todos los partidos de extrema izquierda de España?

Esta última pregunta parece tener más sentido, porque, hasta el momento, TODOS, absolutamente TODOS los grupos terroristas que ha habido en España son de izquierdas y han bebido del abrevadero ideológico socialista: Terra Lliure, el GRAPO, ETA, etc...

Estos extremistas de la memoria histérica tildan precisamente de extremistas a los demás, como la fea que se mira al espejo y sólo ve monstruosidad en las demás mujeres...

Que yo sepa, en España, históricamente el partido con más tradición golpista -aún más que la Falange- ha sido precisamente el PSOE, que rompió la piñata antidemocrática ya con la Revolución de Asturias, en 1934.

Si hay un partido en España que debiera ser ilegalizado tendría que ser justamente ése, el PSOE, cuyo alocado dirigente es un señor que sólo busca aumentar más y más la tensión cada día que pasa.

El fuego ya ha sido encendido y los pirómanos, desde luego, no acabarán de bomberos, sino, seguramente, consumidos por sus llamas.

Por cierto... ya existe un grupo de Facebook que pide la ilegalización del partido que mayor daño ha hecho a España a lo largo de su historia, así que os animo a que os apuntéis en él.

1 de Mayo

"Sí hay algo más tonto que un obrero de derechas:

Un parado de izquierdas".





Todas las frases del Filóloco juntitas, pero no revueltas, en: Frases lapidarias del Filóloco


sábado, 1 de mayo de 2010

Comiendo pollo...



Recientemente, este transgénico de Presidente llamado Evo Morales, que Bolivia tiene la penitencia de padecer, y cuyo nombre -ya de por sí- parece recién sacado del libro "Póngale nombre al perfecto transexual" nos ha deleitado a todos con los siguientes meditaciones metafísicas, de una profundidad sin parangón:

"El comer alimentos transgénicos produce calvicie en los europeos".

"La Coca Cola desatasca retretes".

"Los hombres, al comer pollo, tienen desviaciones en su ser como hombres".


Este nuevo Ortega y Gasset del altiplano, este hegeliano pastorzuelo de llamas seguramente nunca habrá comido pollo en su vida, para así tener bien contenta a su señora -que me imagino que se llamará Adana, para hacer juego trans con él.

Pero don Evo se equivoca radicalmente en sus apreciaciones: no es el comer pollo lo que provoca la homosexualidad en los hombres, sino comer precisamente el transgénico de éste, es decir, su versión femenina... (no sé si mis amigos hispanoamericanos me estarán entendiendo, pero me estoy haciendo el transgénico del pollo un lío...)

Tampoco son los transgénicos los que provocan la calvicie, sino que la fea costumbre anglosajona de hacer "un calvo", que algunos europeos practican, es la que puede provocar que algunos de sus congéneres lleguen a padecer "desviaciones en su ser como hombres".

La verdad es que no sé si alguien ha entendido algo de lo que acabo de decir, pues las hormonas trangenepollizadas ya me están haciendo efecto, pero yo, que cada día me comprendo menos, voy a buscarme ahora en un diccionario a ver si me descifro...

lunes, 12 de abril de 2010

La maricona

Hoy voy a hablar de la maricona.

La típica maricona.

La maricona española.

Pero no vayáis a pensar que pienso hablar de los homosexuales... no, no, pardillos...

...Hay muchos homosexuales que son mucho más hombres que la maricona española...

Tampoco voy a hablar de transexuales, drag queens, afeminados ni nada similar...

Voy a hablar de la maricona, el maricón, el auténtico cobarde de nuestros tiempos, al que, con toda seguridad, le gustan las mujeres y que, muy probablemente, esté casado con alguna de ellas o incluso se haya montado en la noria de varios matrimonios.

La maricona de la que hablo, la típica maricona, no es ni más ni menos que el típico español de nuestros días.

Es el típico español al que Federico Jiménez Losantos denomina "el de otra de gambas".

La maricona española es el sucesor del pretérito y paleontológico "macho ibérico", el espécimen al que ha ido sustituyendo progresivamente, y es el complemento ideal de la marimacho hispánica, con la que suele estar casado muchas veces. Suele clasificarse además en dos subespecies: el del calzonazos o el del bragazas.

La maricona española suele ser un individuo que siempre vota al mismo partido (sea de derechas o de izquierdas, porque es fiel al aguerrido y machote principio de "Virgencita, que me quede como esté").

La maricona hispánica prefiere no tener conversaciones comprometidas de política, ni mostrar su opinión. Ni mostrar el mínimo arrojo ante nada.

Si entre compañeros de trabajo surge el tema político, la maricona española se escabulle y pone ojitos de comadreja, dándole la razón a unos y a otros con una sonrisa; o se zambulle entre sus papeles simulando una falsa aplicación laboral de la que carece por completo, pero que teatraliza muy bien.

No quiere problemas. No quiere oír hablar de crisis. No quiere oír hablar del paro, pues ése es un tema que afecta a "otros" y, a él -gracias al Dios de los tibios- no.

Si, por el contrario, está parado, tampoco protesta -no sea que le vayan a quitar el subsidio-. Y, si ya se le ha acabado éste, tampoco -no sea que le vayan a enviar a presidio.

En el bar -eso sí-, en el escaso tiempo que puede robar entre su salida del trabajo y su llegada a casa (donde le espera ardorosamente su querida marimacho), se hace el macho cabrío hablando de fútbol con los parroquianos y ahueca la voz, gritando que haría tal o cual cosa a aquel futbolista del equipo contrario, mientras, en su pobre imaginación se ve a sí mismo ejercitando tal sarta de barbaridades con su jefe. El mismo jefe al que nunca se ha atrevido a decir nada y al qu,e fielmente, le ha ido lamiendo los zapatos día a día, hasta sacarle un brillo tan esplendoroso como su cobardía.

La maricona española, señores, no es un ejemplar en extinción.

Todo lo contrario: es una especie que aumenta día a día, una auténtica plaga australiana, un alud oceánico que algún día nos ahogará a todos.

Mientras tanto, pasito a pasito, la maricona hispánica sigue con sus tareas diarias, votando a los de siempre, sumiso, calladito, impertérrito ante la creciente pobreza que azota a la sociedad en la que vive, insolidario como una marmota, cobarde como una ratilla...

La maricona hispánica es el futuro, amigos, de esta pestilente sociedad española que tan trabajosamente hemos conseguido construir desde que aprobamos la Prostitución del 78.




viernes, 9 de abril de 2010

El culamen

No sé si será una cosa única de España (Spain is different) o esta costumbre está extendida por otros pagos, pero la moda de ir por la calle enseñando los culos que nos invade desde hace años me tiene confundido.

Me explico: Me refiero a esa costumbre que tienen los chicos de ir enseñando parte del calzoncillo, a veces hasta su mitad y más, y, si es posible, haciendo propaganda de sus fabricantes -Calvino el Clon y similares-; y las chicas (y no tan chicas), altas y bajas, de ir enseñando sus bragazas (no diremos la cursilada de "braguitas"), sus tangas o, directamente, el comienzolarajalculo directamente, sin rodeos.

Quizás todo tenga su origen en aquella moda grunge que, en los 90, convirtió a nuestros jóvenes en pedigüeños ambulantes, en mendigos de marca y litrona.

Me acuerdo de aquellos gloriosos tiempos de mi alcohólica juventud en los que las tribus urbanas estaban bien clasificaditas y diferenciadas en su estética: los rockers (que aún sobrevivían desde los años 50); los punks, con sus temibles crestas y terroríficas melopeas; los mods, especie extinta que eran los seguidores de los Who y que, simplemente, llevaban gabardinas estilo inspector Gadget y, algunos, corbatitas; los pijos, clásicos de toda la vida (como yo), que siempre han persistido y persistirán per saecula saeculorum; los góticos, alegres y pizperitos muchachitos seguidores de The Cure y similares; los folkies (por esa etapa también pasé yo), seguidores de la música celta y de los maravillosos Jethro Tull); los heavies, una mezcla gritona y alegre entre folkies y rockers... En fin, un sinfín de sinfines.

Por entonces, los hippies ya estaban extintos, y lo más divertido era ver las peleas entre mods, rockers y punkies, parecidas a ésas de la aldea de Astérix, cuando el pescadero de la misma las comienza dando un besugazo a alguien al decirle que su pescado no es fresco...

Actualmente sólo perviven los góticos, los eternos pijos, algún remedo de punky y los grunges; aunque nadie los llama ya grunges; ni siquiera saben lo que es eso...

Y de ese movimiento grunge es de donde deriva la estética de la juventud actual, es decir, la estética del feísmo, cálidamente acogida desde siempre por los movimientos antisistema, sólo que aderazada, además, con valientes capuchas y elegantes pañuelos al rostro. Desde entonces los jóvenes empezaron a vestir como lo que dicta el Manual del Buen Albañil.

La actual desbordada pasión por el Cantinflismo no es más que un subproducto del movimiento grunge y no sé en qué podrá derivar... en ir directamente sin pantalones y faldas, con aderezo de palominitis, o en ir directamente sin nada, con lo que los hombres empezaríamos a fijarnos con fruición en otras excitantes partes del cuerpo ocultas, como las axilas y los pies (...es que somos así de viciosillos y no tenemos solución...).

Pues bien, para todos aquellos jovenzuelos y jovenzuelas, veinteañeros, treintantones y cuarentañeros os recomiendo
El Blog de los Culos, donde podréis recabar una multitud de interesantes ideas para modas futuras...




Pulsa en las ETIQUETAS para encontrar otros artículos relacionados

La envidia de los gilipollas

Un anónimo "Fernando", con la gallardía de los envidiosos que ocultan su perfil público, a propósito de mi blog principal, El Filóloco, me escribe lo siguiente:


"Das pena tío, tantos post y nadie te deja un comentario.

Mas que loco pareces un gilipollas."



Y mi respuesta es ésta:


"Simpático Fernanducho:

Poca gente me deja comentarios porque, básicamente, están de acuerdo conmigo, salvo cenutrios como tú.

La prueba de que mi blog es muy leído son mis estadísticas, que a aquí te dejo, para que te revuelvas en tu envidia: un mínimo de 250 personas distintas al día (muchas veces muchas más) y un mínimo de 450 páginas vistas al día.

Otros blogs son mucho más comentados -como el de la Ruby Marmolejo y su troupe- y, sin embargo, son infinitamente menos leídos (mira sus posiciones en Alexa [y mira las mías])

Saludos, querido berzotas XDDDD"





martes, 6 de abril de 2010

Alemania o los chuloputas de Europa



Estos días Europa ha vuelto a vislumbrar la arrogancia alemana encarnada en esta teutona encumbrada en el poder llamada Merkel: nuevas amenazas a casi todas las letras de los países que los congénitamente racistas anglogermánicos denominan PIGS (Portugal, Italia, Greece, Spain), esta vez dejando fuera a Italia -de momento.

Nos amenaza la sujeta con expulsarnos del euro. Como si Alemania fuera la dueña de Europa. Como si una decisión de tal magnitud no debiera ser aprobada por el conjunto de los países de este histérico continente.

De nuevo la chulería y prepotencia alemana -que tanto sufrimiento y tanta sangre derramada ha traído a la humanidad- asoma con un rugido que, a la larga, suele convertirse en el ladrido de un perro enano, como lo han demostrado las continuas derrotas que ha sufrido tan olvidable país.

Alemania, más que por sus grandes filósofos y sus admirables músicos, tristemente será recordada, en primer lugar, por sus acomplejados caudillos, que no dejaron más que sangre allá por donde pasaban.

Que recuerde siempre esto la prepotente dirigente de la impotente Alemania de la Historia.




"Terrorismo español"



Hace tan sólo unos días, tras el primer asesinato de ETA cometido en Francia, el presidente galo, Nicolás Sarkozy, declaraba, ante todos los medios de comunicación, que no cejaría en su lucha contra el "terrorismo español".

Me sorprendió que ningún medio de nuestra Patria incidiera en la literalidad de estas palabras: "terrorismo español".

No deja de tener razón Sarkozy en denominarlo "español", pues no son otra cosa los vascos -muy a mi pesar, pues, según mi opinión, nunca se han merecido tan honroso gentilicio.

Desde luego, no es terrorismo lituano, ni estadounidense, ni birmano. Es terrorismo español. Con todas sus letras.

Pero, desde luego, no deja de ser ofensivo, por lo injustamente extensivo que resulta dicho término.

Es como si, en España, al hablar del "terrorismo de las FARC", dijéramos "terrorismo colombiano". Sería injusto, porque el común de los españoles -en su mayoría analfabetos funcionales votantes de Zapatero- pensarían que todos los colombianos son unos terroristas.

Lo mismo pasa en Francia: ante estas bastas y gruesas palabras del pintoresco presidente francés, muchísimos de los cursis del Norte pueden llegar a pensar que es un terrorismo organizado por el Estado español contra la amariconada y achampañada República.

Y no es así.

Como siempre, los franchutes buscan una excusa para ofendernos, aun en la ayuda que nos ofrecen.

Si este Gobierno tuviera lo que debiera tener y se vistiese más en sus relaciones exteriores con el rojo de la fuerza que con el rosita habitual, habría protestado contundentemente por esa injusta generalización.

Muchos años llevamos conteniéndonos los españoles al hablar de "terrorismo de ETA" y no de "terrorismo vasco" (que ambas cosas es).

En las relaciones exteriores se exige un lenguaje políticamente correcto.

Lo que no es de recibo es que el ridículo Gobierno de nuestra tierra emplee siempre esa corrección política ante perdonavidas como Chávez o Castro y no exija, en reciprocidad, el mismo trato ante los anteriores monos bananeros y Sarkozy.




El chuloputas

(Publicado previamente en El Filóloco el 28-8-2008)

Hoy me he encontrado con el chuloputas.

El típico chuloputas.

El chuloputas español.

Caminaba yo, tan pizpireto por la calle, plim plam, plim plam, cuando... ¡plas!, de repente, mi pie se sintió adherido al cálido pavimento estival por una especie de inesperado pegamento que no me permitía continuar.

El ungüento pegajoso no era más que pintura blanca con la que unos tiernos obreros estaban acicalando las bandas del paso cebra por el que yo transitaba.

Cuando levanto la cabeza, uno de los obreros, el chuloputas, el chuloputas español por antonomasia, me dice pavoneándose: "¡a ver si te fijas por donde pisas!", en lugar de disculparse, o poner cara de circunstancias, ya que no habían puesto ningún cartel de advertencia, sino un tímido cubo situado a un lado y semioculto tras una farola.

Ante mi recriminación por no poner nada que advirtiese sobre la trampa peatonil, el chuloputas, el típico chuloputas, el chuloputas es-pa-ñol me dice que me quite las gafas de sol para ver mejor. Lo más gracioso es que él llevaba puestas otras gafas de sol, aún más oscuras, de un oscuro chuloputas.

Entonces se armó la que se armó. Prestos, cual comadrejillas hispánicas, salieron sus otros compañeros a apoyarle, como si él hubiera sido el perjudicado, y eso que la dichosa pintura me había destrozado los zapatos.

El chuloputas español siempre se acompaña de dichas comadrejillas, para que, así, después de putearte, enchulearte, mofarte de ti, si cae, te pueda caer una buena tunda de sopapos, con esa típica valentía española de todosaporuno y unoparatodos.

Como siempre, luego salió el que hacía el papel de bueno para separarnos (bueno... para separarme a mí de todos los demás).

Y la cosa quedó ahí.

Es decir quedé ahí: pintado, pero contento. Contento de que el chuloputas, junto a sus secuaces ibéricos no hubiesen repintado la calle conmigo como brocha.

¡Ah, el chuloputas!: creía que las viejas costumbres hispanas de chulería y manadismo grupal ya habían muerto con el tardofranquismo... Pero no: ahí siguen como siempre. Nuestras viejas tradiciones: los toros, las jotas, los nacionalismos paletonazis... y el chuloputas... el típico chuloputas español (marca registrada).


jueves, 4 de febrero de 2010

¡Viva nuestro líder, Zapatero! (Oda a Zapatero -2-)



"Invicto Caudillo
en tierras lejanas
por ti suspiramos
por ti muere España.

A ti adoramos,
querido profeta
de límpida imagen
e inmáculas cejas.

Por ti lucharemos,
por ti moriremos,
fragante estandarte
del mundo moderno.

Ni deuda ni déficit
ni bancos ni empresas,
no dejas ni un títere
sin pies ni cabeza.

Zapatero el Glorioso
Zapatero el Artero,
ante ti se humilla
el planeta entero."




¡No te pierdas tampoco!: Oda a Zapatero (1)




martes, 2 de febrero de 2010

"Asshole"

(c) Guillaume Paumier / Wikimedia Commons, CC-by-sa-3.0


"Asshole" es un término muy usado en inglés, que viene siendo traducido generalmente por 'gilipollas', aunque, teniendo en cuenta la vasta bastedad de los estadounidenses, debiera traducirse literalmente como 'agujero del culo' o 'ano', alias 'ojete'. Sin embargo, una traducción intermedia entre lo escatológico y lo humorístico, entre lo culterano y lo conceptista, bien pudiera ser 'tonto del culo'.

En otro orden de cosas, trasteando estos días por el Diccionario de la Real Academia Española, cuál no sería mi sorpresa cuando la primera acepción para "ojete" que aparece es la siguiente:

"1. m. Abertura pequeña y redonda, ordinariamente reforzada en su contorno con cordoncillo o con anillos de metal, para meter por ella un cordón o cualquier otra cosa que afiance."

...Informándome más he averiguado que "ojete" es el término técnico con el que los zapateros denominan al agujero para meter los cordones de los zapatos.

Es increíble cómo el diccionario se pliega a veces a la realidad...

No andaremos desencaminados si afirmamos, por tanto, que Zapatero es el perfecto asshole (hablando técnicamente, claro).




jueves, 21 de enero de 2010

Tontibook



Éste es el mensaje que con más frecuencia viene apareciendo en los últimos meses en la que es, oficialmente, la red social más usada del mundo.

No les basta sólo con censurar y deshabilitar una y otra vez las cuentas que les da gana -como ha sucedido conmigo que, como ya sabéis, he tenido que abrir por cuarta vez una nueva cuenta, después de perder a miles de amigos a los cuales no sé si volveré a recuperar.

No les basta esto a los de Facebook -digo-, sino que, además, la red en sí funciona fatal, cada vez peor, haciendo asomar continuamente el dichoso letrerito arriba expuesto...

...Y además...

¡Con faltas de ortografía!:

¡A ver si estos incultos de Facebook se enteran de que la interjección "huy" lleva "h"!

h

H

H


H de Hermafrodita, H de de Homosexual, H de de Halitoso, etc...

...A ver si nos enteramos, Hermanos...







(El Filóloco Censurado, diseñado por Dreis Design)


Related Posts with Thumbnails